Alimentos preferidos y alimentos que debes reducir

Comer sano depende fundamentalmente de los hábitos alimentarios, las posibilidades económicas, los conocimientos que se tienen acerca del valor nutricional de los alimentos y la manera en que se preparen para que conserven sus propiedades nutricionales y organolépticas (que se puedan percibir por los sentidos, es decir, color, sabor, olor, textura). Para poder elegir con una base de conocimiento es conveniente repasar las propiedades de cada grupo de alimentos.

Comer grasas saturadas, incluyendo las trans, es hacerle un pésimo favor a tu cuerpo, porque arriesgas aumentar tu nivel de colesterol y de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

¡Disminuyamos el consumo de grasas! Empieza por leer las etiquetas de lo que comes, porque hay muchos alimentos envasados en los que la grasa no es visible, como las cecinas, golosinas, cereales, galletas y helados. Entonces es muy importante que comparemos los productos mirando las etiquetas, y escojamos las con menos cantidad de grasas.

Prefiere los alimentos con menos grasas saturadas y colesterol.

También es necesario comer menos frituras y consumir alimentos que aportan grasas de buena calidad como las paltas, aceitunas y nueces. Pero, recuerda, todo con moderación, no queremos engordar más de la cuenta

• Las harinas integrales y refinadas obtenidas de cereales como maíz, trigo, avena, arroz, cebada, se utilizan para la elaboración de productos panificados, galletitas, pastas, etc. Estos aportan una gran fuente de energía: hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, fibras, vitaminas del complejo B, fósforo, potasio, magnesio y selenio. Además, contienen bajas cantidades de grasas y nada de colesterol.

• Las legumbres – arvejas, porotos, lentejas, garbanzos, chauchas – contienen proteínas de origen vegetal, hidratos de carbono complejos y fibras, al igual que los cereales no poseen grasas saturadas ni colesterol, es por eso que se sugieren que se consuman en mayor proporción.

Reduce tu consumo habitual de azúcar y sal.

Los chilenos estamos mal acostumbrados a consumir mucha más sal de la que necesitamos. Nos gusta comer con el salero en la mesa y, muchas veces, le echamos sal a la comida ¡antes de probarla! Además consumimos muchos productos procesados y enlatados que tienen demasiada sal. Por esto es importante revisar la información nutricional de la etiqueta para escoger aquellos alimentos de bajo contenido en sodio.

Lo mismo nos pasa con el azúcar, tenemos un “diente dulce” que nos llama a comer cositas azucaradas. Y eso no es bueno porque mucha azúcar aporta muchas calorías, afectan nuestra alimentación, engordan, estimulan las caries y pueden afectar la calidad de vida, no solamente de los adultos sino también de niños y adultos mayores.

-No ingerir (o hacerlo moderadamente) carnes, pescado o pollo, frituras, conservas, jugos artificiales, mayonesa, ketchup, salsa golf, mostaza, chocolates, tortas, facturas, masas o harinas refinadas,golosinas, hamburguesas, salchichas, o cualquier tipo de embutidos, frituras, bebidas alcohólicas y gaseosas (ni siquiera dieta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s